Actualmente, la Terapia Cognitivo Conductual es el tratamiento que arroja mejores resultados a la hora de enfrentarnos a un trastorno psicológico. Se trata de una terapia que aborda los problemas que una persona padece desde dos puntos de vista interrelacionados entre sí:

  • Lo que pensamos (cognitivo)
  • Lo que hacemos (conductual)

El pensamiento, la emoción y la conducta son tres aspectos psicológicos íntimamente relacionados, de tal manera que un cambio en alguno de ellos producirá alguna modificación en los otros dos.

Las personas, desde que nacemos, comenzamos a interactuar con nuestro entorno, aprendiendo pautas de comportamiento, tanto beneficiosas como perjudiciales para uno mismo y/o para los demás. A través de la interacción familiar, social y cultural, adquirimos nuestra manera de pensar, sentir y actuar. De este modo, sentimos miedo en algunas situaciones, alegría en otras, aprendemos a resolver ciertos problemas, mientras que otros se nos van de las manos. La terapia está dirigida a aquellos aprendizajes que nos generan dolor, resentimiento, dañan nuestra salud y nuestras relaciones interpersonales.

  • EVALUACIÓN: En la primera fase de la terapia se recogerá toda la información necesaria para comprender su problema, cómo se originó y por qué se mantiene en la actualidad.
  •  EXPLICACIÓN DE HIPÓTESIS: Una vez recabada esta información, se procederá a explicarle el problema tal y como se lo explica el psicólogo a sí mismo. Además se le expondrá en qué va a consistir la terapia.
  •  TRATAMIENTO: El psicólogo le irá enseñando estrategias y técnicas concretas para superar su problema, que deberá practicar entre las sesiones.
  •  SEGUIMIENTO: Cuando el problema empieza a desaparecer, se distanciarán las sesiones. El objetivo es conseguir independencia y seguridad, de manera que usted mismo pueda enfrentarse solo a los problemas.

logoBigWhite                  asiser                  2epqi8f03ig7lxkatnal_400x400